El aumento de contagios pone entre las cuerdas al fútbol.

El fútbol español se llena de dudas y miedos en la búsqueda de soluciones para no tener que echar el cierre ante la amenaza de la pandemia. El brote de covid-19 en el Fuenlabrada, de Segunda División, ha disparado hasta 28 el número de casos confirmados justo al cumplirse una semana del primer positivo detectado.

El Portugalete-Sestao que debía decidir este sábado el equipo vasco que ascendía a Segunda B se suspendió tras conocerse que en el entorno más próximo de un futbolista del primer club había un positivo.

Horas antes el Fuenlabrada había explicado a través de un comunicado que se elevaban a 28 los contagiados en su grupo de trabajo según las pruebas PCR realizadas durante el pasado viernes. Se agregaban, por tanto, 12 infectados más de golpe, ocho de los cuales pasan confinamiento en el hotel coruñés en el que está la mayor parte del plantel y trabajadores del club. Los cuatro restantes están en Madrid y, según el Fuenlabrada, no tuvieron contacto entre ellos desde el partido contra el Elche el pasado día 17.

Las autoridades sanitarias de Madrid y Galicia rastrean los contactos más estrechos de jugadores y resto de trabajadores del club. Ya han detectado en ese entorno dos positivos más en Madrid. Mientras tanto, en A Coruña se han realizado pruebas a cuatro personas ajenas al club que hasta el momento no han desarrollado la infección y se controla a varias más.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *