3 agosto, 2021

El «Chocolatito» González fue despojado del triunfo. Advierten expertos.

Juan Francisco ‘Gallo’ Estrada y Román ‘Chocolatito’ González entregaron un duelo espectacular en pelea unificación por los títulos del Consejo Mundial de Boxeo y Asociación Mundial de Boxeo en el American Airlines Center de Dallas, Texas.

El triunfo fue para Estrada, y González perdió una racha de 20 triunfos frente a peleadores mexicanos.

Las tarjetas fueron: 115-113 para González, y 117-111 y 115-113 para el mexicano.

Para expertos de la Cronica deportiva el campeón esencialmente peleó el combate de González y lo igualó en producción; Estrada lanzó 1,212 golpes, el más alto de su carrera, según CompuBox. Y a pesar de que Estrada no logró conectar sus golpes a un ritmo constante, pudo encontrar un éxito más que suficiente con sus golpes de poder para exprimir la victoria (a pesar de lo que el 117-111 podría intentar decirte).

Sin embargo, cualquier ventaja que Estrada, de 30 años, pueda tener sobre el legendario González es muy escasa. Incluso a los 33 años, a González todavía le queda mucho en el tanque y ha perdido ante solo dos luchadores en su carrera profesional: Estrada y Rungvisai (dos veces). Después de otra pelea convincente contra Estrada, solo tiene sentido tener una tercera y última pelea para resolver el enfrentamiento de rencor en lo que está resultando ser una serie maravillosa.

Por su parte el Cronista nicaragüense, Edgard Tijerino puntualizó desde su cuenta de Facebook lo siguiente:

«Ha sido la mejor pelea de Chocolatito, por el nivel de exigencia del adversario; por sujetar en los momentos de mayor agitación la agresividad de “El Gallo”, volcándose con combinaciones culminadas con esa derecha de notable trazado y llamativa explosividad; porque su propuesta permanente, aunque previsible, era efectiva e inevitable.
Ganó Román. De eso, seguramente todos estamos claros, pero en boxeo muchas veces la justicia es tuerta, y muerde grandes esfuerzos. Es doloroso ser despojado de un triunfo, aunque no tanto como ser despojado de la libertad, y “Chocolatito” debe pensar en eso mientras reflexiona. Quedó listo para seguir ampliando su historia, si quiere hacerlo».

Compartir