INA ofrece a mujeres programas con alta demanda laboral.

El  Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) tiene una alta oferta de programas asociadas a las ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas, pero que tradicionalmente han sido poco buscados por mujeres.

Es por eso que, de la mano con el Ministerio de Educación Pública (MEP), impulsan entre alumnas de secundaria la feria “Rompiendo moldes”, la cual fue ideada precisamente para invitar a la población femenina a incursionar en áreas hasta ahora poco atractivas, pero con gran futuro.

El propósito de este programa es fomentar el empleo femenino para ayudar a reducir la brecha que existe en este índice con respecto a los hombres.

“El INA tiene una oferta de programas que tienen una baja participación de las mujeres y sabemos que hay muchas razones por las cuales las mujeres históricamente no han podido participar en esas áreas. Tenemos espacios realmente muy valiosos para capacitarse, formarse, conocer y apoyar al país a desarrollar industrias completas en estas áreas”, comentó Andrés Valenciano, presidente ejecutivo del INA.

Mecánica para autos, mecánica de precisión, manufactura avanzada, electricidad y diseño de aplicaciones web, se encuentran entre estas áreas.

En común estos programas tienen contenido tecnológico, rama que se vislumbra en la era post-pandemia como un alto generador de empleo. Además, se trata de áreas con buena remuneración económica.

Y es que según las estadísticas de desempleo por el Covid-19 las mujeres ha resultado ser las más afectadas. Mientras la tasa de desempleo nacional es de 23%, en el caso de las mujeres asciende al 29%, reveló la última Encuesta Continua de Empleo del INEC.

En cuanto a la situación de la tasa de participación en el mercado laboral, mientras la de los hombres es del 71%, la de las mujeres es de apenas un 46%.

Es por esto que los espacios para dar a conocer este tipo de áreas son vitales para cambiar las estadísticas.

Incluso el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), hizo un llamado urgente para eliminar los estereotipos de género en la educación superior; ya que, aunque hay más matrícula de mujeres en universidades, lo que lleva a que sigan apostando por las áreas con más desempleo.

Históricamente en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas ha existido una brecha en la matrícula que ronda el 6%, la cual aumentó a 9% durante 2017, según el Tercer Estado de los Derechos Humanos de las Mujeres en Costa Rica elaborado por el Inamu.

Compartir