NASA: el Sol se encuentra en su mínimo solar, comenzando así un nuevo ciclo

La diferencia entre un Sol activo durante el máximo solar (a la izquierda, capturado en abril de 2014) y un Sol tranquilo durante el mínimo solar (a la derecha).NASA/SDO

El Sol proporciona a la Tierra la cantidad justa de luz y de calor para que la vida sea posible. También atraviesa fases y cambios y, actualmente, está pasando por uno de ellos llamado mínimo solar.

Esta estrella suele experimentar picos energéticos de actividad, aunque después disminuye. En estos picos, el Sol exhibe más manchas solares y erupciones solares. Por ello, la NASA ha indicado que estamos ante uno de estos mínimos.

Los científicos de la NASA y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados unidos (NOAA), dijeron que el sol inició el ciclo solar número 25.

Debido a que nuestro Sol es tan variable, pueden pasar meses después del hecho para declarar este evento que inició en noviembre de 2019. Los científicos usan las manchas solares para rastrear el progreso del ciclo solar; las manchas oscuras en el Sol están asociadas con la actividad solar, a menudo como el origen de explosiones gigantes, como erupciones solares o eyecciones de masa coronal, que pueden arrojar luz, energía y material solar al espacio.

Con el mínimo solar ocurriendo, los científicos esperan que la actividad del Sol aumente hacia el próximo máximo ciclo solar previsto en julio de 2025.

Doug Biesecker, copresidente del panel y físico solar en el Centro de Predicción del Clima Espacial ( SWPC ) de la NOAA en Boulder, Colorado, dijo “el Ciclo Solar se prevé que el 25 será tan fuerte como el último ciclo solar, que fue un ciclo por debajo del promedio, pero no exento de riesgos.”

CONSECUENCIAS

Durante un mínimo solar y, particularmente, en un «Gran Mínimo Solar», los rayos cósmicos entran más en la atmósfera de la Tierra. Estas partículas de alta velocidad (principalmente protones) chocan con los átomos atmosféricos y se disocian en una cascada de partículas subatómicas más pequeñas.

Estas partículas actúan por ionización como núcleos de condensación y generan la formación de nubes de bajo nivel. Algunas partículas pueden alcanzar la superficie de la Tierra e incluso penetrarla. De esta manera, hay más rayos cósmicos que aceleran la formación de tormentas, aguaceros erráticos, tormentas de nieve, granizo, inundaciones locales y, a largo plazo, un enfriamiento global.

Compartir