Régimen de Nicaragua impulsa “cadena perpetua” como pena máxima

Cortesía: César Pérez/ Daniel Ortega, presidente de Nicaragua

El régimen de Nicaragua, propuso este 14 de febrero una reforma a las leyes pertinentes para ampliar la pena máxima en Nicaragua a personas que comentan delitos tipificados como crímenes de odio, crueles, aberrantes e inhumanos.

En una declaración hecha por Daniel Ortega, el Gobierno pretende implementar la “cadena perpetua” como pena máxima para castigar crímenes atroces. Hasta el momento, las leyes nicaragüenses imponen 30 años de prisión como sentencia máxima.

La esposa de Ortega y vicepresidente de la República, Rosario Murillo, dijo que la decisión se tomó a raíz del asesinato de dos niñas de 10 y 12 años ocurrido la noche del sábado en la comunidad Lisawe, Mulukukú, Caribe Norte de Nicaragua.

La Policía, capturó el domingo por la madrugada a Rosario Soza Centeno, de 33 años de edad, por ser el principal sospechoso del asesinato de las dos niñas, ambas hermanas.

Murillo agregó que Ortega “instruyó a la Corte Suprema de Justicia trabajar una propuesta que aborde integralmente, de manera preventiva y penal éstos crímenes atroces, castigando severamente a los autores”.

Críticas a la propuesta de cadena perpetua.

Para José Pallais, abogado y exdiputado opositor al régimen, dijo a la AFP que Nicaragua contempla la pena máxima de 30 años de prisión desde hace más de un siglo y teme que la iniciativa se convierta en otro instrumento de “venganza política” del gobierno contra sus detractores.

Compartir