Sterling se perdió un gol abajo del arco y Lyon lo liquidó.

Una jugada clave terminó por sepultar las ilusiones del Manchester City  en el duelo de cuartos de final de Champions League ante Olympique de Lyon. En una de las últimas acciones, Raheem Sterling tuvo la gran chance para marcar el empate y estirar la definición, pero falló una definición increíble y permitió que el elenco francés marcara el 3-1 que sería definitivo.

La jugada ocurrió en el minuto 85′. Lyon estaba 2-1 arriba en el marcador y el equipo inglés iba en busca de una igualdad que le permitiera intentar sellar el triunfo en los instantes finales del encuentro. Los de Pep Guardiola lograron adelantarse en el campo de juego y el brasileño Gabriel Jesús se metió en el área para mandar la pelota al medio por lo bajo. Raheem Sterling apareció solo, de frente al balón y, casi abajo del arco, terminó definiendo por arriba del travesaño.

Sterling quedó tendido en el piso lamentándose. El resto de los jugadores y el propio Pep Guardiola se preparaban para festejar, pero todo terminó en decepción. Más aún cuando de esa acción llegó el tercer gol del equipo rival, el que dio por terminada la historia en el estadio José Alvalade de Lisboa. De un posible 2-2, el City pasó a quedar 3-1 abajo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *